miércoles, enero 11, 2006

Repeticiones

Y allí había un país. Y en el una ciudad y en la ciudad un barrio y en el barrio una empresa. Y ahí yo, que era un caballo. Y estaba esperando que mi peón terminara de hacer su movida para llevarlo al lugar que él tenía que ir cuando, por error o no, una torre me pasó zumbando las crines y me tiró afuera. Y mi peón se quedó sin poder moverse, ni jugar. Y yo me encontré de golpe en un mar desordenado de fichas donde tampoco pude seguir viendo lo que estaba pasando en el tablero de al lado, ni de al lado, ni de al lado.

1 Comments:

At 22/7/06 11:25 p. m., Blogger Laura Hammer said...

El texto tiene la habilidad de tocar a través de las líneas.
Interesante,
reflexivo
casi una partida de ajedrez.

Me permite decirle que su descripción en el perfil me encantó?

Si, lo hizo.

un beso.

L.M

 

Publicar un comentario

<< Home